Saltar al contenido

El Disavow no estaba muerto, estaba de parranda

Fue el 23 de septiembre de 2016 cuando llegó un pingüino muy muuuyyy engreído, pero también necesario, y parecía que se lo había cargado. Pero no porque fuera malo, ni tampoco inútil. Simplemente, Penguin 4.0 ya no necesitaba de sus servicios porque, todo chulo él, decía que actuaba en “tiempo real”, y podía detectar todos aquellos enlaces malos que se colaban en nuestras webs y desacreditarlos de un plumazo, nunca mejor dicho.

¿De quién, o de qué hablamos exactamente? Pues no es otro que nuestro amigo Disavow. Esa herramienta de Google Search Console que muchos SEOs dijeron que ya no hacía falta usar, que con la mejorada versión de Penguin el SEO negativo había sido derrotado.

Hoy os vamos a demostrar cuán equivocados estábamos al pensar que Google nos haría todo el trabajo sucio…

¡Empezamos!

Del cielo al infierno por el SEO negativo

Hace un par de meses decidimos hacer una fusión de una de nuestras redes, algo muy parecido a lo que ya hicimos con Unareceta. Una red de 60 webs de outlets a la cual queremos amplificar su tráfico y mejorar su posicionamiento.

Algunas de esas webs estaban penalizadas, porque ya sabemos lo que pasa cuando usas nombres de marcas registradas en los dominios. Sin embargo, pudimos hacer las pertinentes 301 de aquellas webs que no estaban penalizadas y exportamos todo el contenido del total de webs, tanto las penalizadas como las que no lo estaban.

Todo parecía ir bien, el tráfico iba en aumento y manteniendo un volumen de visitas óptimo, al mismo tiempo que nuestro Adsense también tenía un rendimiento suficiente como para poder seguir invirtiendo en el proyecto.

El disavow no estaba muerto

Como podéis ver, todo iba viento en popa, hasta que comenzaron a saltar las alarmas. Repentinamente, nuestro proyecto recibió un golpe en forma de caída de tráfico, pasando de 682 sesiones orgánicas a 333 de un día para otro, y bajando… y seguía bajando… hasta que se quedó estancado entre las 90-100 visitas diarias.

el disavow no estaba muerto

Nuestra primera impresión fue que entre el 5 y el 7 de abril habíamos tenido la web con cargas de hasta 40 segundos por página vista, debido a una sobrecarga del servidor. Consecuentemente el Crawl Rate se resintió muchísimo, o eso era lo que pensábamos al ver estos gráficos desde Search Console.

el disavow no estaba muerto

Muy equivocados estábamos al pensar que solo podía tratarse de eso, ya que al arreglar dicho problema con el servidor nuestro tráfico seguía sin volver a la normalidad. Y todavía peor, habíamos pasado de estar en primera página para muchas de nuestras keywords, para pasar a estar hasta la 4ª o 5ª página.

Algo olía mal, muy mal… Algo olía a p… ¡Penalización al canto!

Una penalización parcial sí, pero una tocada de narices que ponía a relucir nuestra falta de atención al no revisar una posible “acción manual” a través de Search Console. Aunque en nuestra defensa, también os diría que fuimos muy inocentes al pensar que Penguin 4.0 era tan eficaz como parecía ser…

Analizando nuestro backlink profile detectamos más de 700 dominios de dudosa procedencia e intenciones, los cuales mandaban decenas de miles de enlaces hacia nuestra web.

El diagnóstico estaba claro, pero el origen de la enfermedad había que investigarlo. Y eso hicimos, llegando a la conclusión de que dichos enlaces negativos ya existían antes de hacer la fusión de las 60 webs, sin que hubieran tenido en cuenta anteriormente a través de Penguin.

¿Entonces, querido Penguin, por qué?

La respuesta es sencilla. Si no tiras la basura y dejas que se acumule ¿qué tendrás? ¡Exacto! ¡Una montaña de basura! Una montaña demasiado alta para un pingüino.

Cuando sumamos todos los enlaces maliciosos de 60 webs diferentes, el resultado fue que  teníamos una web en la cual habíamos fusionado todo lo bueno y todo lo malo que ya existía en las 60 webs de manera independiente. Eso provocó que nuestra web hiciera sonar la campanita de la penalización en el sistema de alertas de Google, al ver tal cantidad de enlaces spameadores.

Moraleja: cuando hagáis una fusión de webs a este nivel, no os fiéis de las actualizaciones de algoritmos. Éstas son pensadas para proyectos dentro de un baremo. Cuando se sale de lo normal, ya hemos visto que Google sigue siendo infalible.

Pero no todo termina aquí. Había que encontrar una solución para recuperarnos de este golpe y no dejar nuestra web de outlets vagando por el limbo.

Donde dije digo, digo Disavow

Pero… el Disavow este… ¿No estaba muerto? Fue lo primero que nos vino a la cabeza, al haber leído lo que muchos SEOs decían, que se trataba de una herramienta totalmente en desuso. Pero decidimos darle una oportunidad y la resucitamos.

El procedimiento fue el mismo de siempre. Creamos un documento .txt indicando todos los dominios entrantes que consideramos que eran de carácter perjudicial para nuestro backlink profile. Lo que a ojos de Google Penguin serían enlaces “artificiales” vamos.

También insertamos un mensaje en el .txt comentando que nos habíamos puesto en contacto con esos dominios vía email para que nos hicieran el favor (jajaja) de eliminarnos de su política de spamear al prójimo.

Finalmente, subimos el .txt en la herramienta de “desautorización de enlaces ” y ya solo nos quedaba rezar. Sí amigos, hacer un Disavow es así de difícil.

¿Qué esperas para apuntarte?

No te pierdas lo que publicamos en nuestro Blog de SEO apuntándote a nuestra newsletter.

He leído y acepto el AVISO LEGAL y la POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Y al tercer día resucitó

Porque el Disavow para esto murió, y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos, como de los que viven y dicen que está muerto.

Bueno, en realidad el Disavow no murió, estaba de parranda. Estaba tranquilo en su sofá, sabiendo que algún día, algún SEO volvería a llamarlo para acudir en su ayuda.

¡Y vamos si nos ayudó!

Lo que resucitó al cabo de 3 días después de mandar el .txt no fue el Disavow no, lo que de verdad resucitó fue el tráfico de nuestra web de outlets.

¡Vamos si lo hizo, además llegando a alcanzar mucho más tráfico del que teníamos antes!

el disavow no estaba muerto

De un día para otro, pasamos de tener 90 visitas orgánicas al día, a tener 900, multiplicando nuestro tráfico x10, y volviendo a aparecer en primera página, incluso alcanzar posiciones de TOP3. También hemos comprobado como nuestro Crawlrate está sobrepasando de largo nuestras expectativas, situándose en 28.000 páginas rastreadas al día.

el disavow no estaba muerto

Y lo mejor de todo es que la penalización había desaparecido. Y hemos conseguido devolverle su función a una herramienta que todo el mundo daba por muerta.

La segunda moraleja de este artículo es que no os creáis todo lo que leáis por mucho nombre que tenga el que lo escribe, y que aquello que puede ser inútil para un proyecto de algún SEO, puede resultar útil para cualquiera de nosotros.

No todo está escrito, y nadie se paró a pensar que si el Disavow hubiera dejado de ser necesario para Google, alguien lo habría eliminado de Search Console. ¿No?

Sergi Gurriz

Sergi Gurriz

Comencé mi andadura en el mundo del SEO posicionando cafés en las mesas de directores generales. Mi vida era muy excitante, sobre todo por el café. Después de unos meses perdido en la sabana, BigSEO me adoptó como su nuevo cachorro y tras 2 años me he convertido en SEO Manager: el líder de la manada.

¿Te ha gustado el artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…